Matías Raby C.

Me he visto más de una vez discutiendo el uso de imágenes digitales obtenidas de Internet para proyectos personales o comerciales. Muchas personas (profesionales digitales incluidos) consideran que si una imagen está en Google Images o fue publicada por otra persona en redes sociales, es de uso libre y gratuito. Y nada está más lejano de la verdad. Toda imagen tiene algún nivel de derecho de autor, y lo más seguro es que no tenemos derecho a usarla.

El usar una obra sin permiso, trae un problema ético y otro legal. La obra fue realizada por alguien, con todo el tiempo y conocimiento que esto implica. Y esa persona es dueña de los derechos. Sin importar que la haya subido a Internet u otra red social. No es ético saltarnos todo ese trabajo en un par de clics y utilizarla para otros fines. Pero lo que puede traer mayores repercusiones: es ilegal.

En la mayoría de los casos, el riesgo a una demanda es menor, ya que es difícil que el autor de la imagen se entere. Especialmente cuando el uso es en un formato muy local. Pero “el mundo es un pañuelo” como dicen. Especialmente desde que existe la web y las redes sociales.

Me viene a la mente los casos de Falabella y el Partido Socialista. Ambos con problemas luego de usar y copiar (respectivamente) obras desde Flickr. Ambos casos validaron en Chile la legalidad de Creative Commons.

Si tienes más dudas, La ONG Derechos Digitales tiene un buen archivo de preguntas frecuentes sobre derecho de autor y Grafiscopio tiene varios artículos sobre propiedad intelectual.

No soy abogado y recomiendo consultar uno ante cualquier duda. Pero en mi alcance de conocimeinto, si tu proyecto necesita material gráfico (fotografías, logotipos, plantillas, ilustraciones, videos, etc.), trata de seguir una o más de estas recomendaciones:

Hazlas tú mismo.

Aun así, ten cuidado con los derechos de los modelos (en caso de fotos y videos) o el hecho que no estés realizando obras copiadas (o demasiado “parecidas”), en caso de las ilustraciones y diseños gráficos en general.

Contrata a un profesional.

Encargando el trabajo a profesionales como agencias, diseñadores, fotógrafos o ilustradores, seguramente no tendrás problemas. Ya que estos profesionales deben manejarse bien en los temas legales de las piezas gráficas que te entregan.

Cómpralas en bancos de imágenes.

Existen muchas empresas que ofrecen fotografías, ilustraciones, videos y hasta logotipos para uso comercial, mediante un pago. De todas maneras, debes leer la letra chica luego de comprarla. El pagar por una de estas obras, no te transfiera su autoría. En algunos casos pagas por un uso específico (tiraje de una revista, uso en un sitio web, etc.).

Usa imágenes con permiso.

Existe algo llamado Creative Commons, un sistema de copyright fácil de entender y aplicar. Donde los autores definen fácilmente el permiso que dan a sus obras. Puedes incluso realizar obras derivadas y para usos comerciales, si es que el autor lo permite. Normalmente piden atribución (dejar claro quién es fue el autor y un vínculo a su imagen). Sitios como Flickr permiten buscar obras con estos filtros.

Flickr uso de Creative Commons

También recomiendo entrar a Wikipedia y leer sobre freeware, shareware, fair use y dominio público.

Usa bancos de imágenes gratuitos.

Existen distintos bancos con obras de uso personal y comercial, de forma gratuita. Éstas suelen no ser tan buenas o no tener un repertorio tan grande como los bancos de pago. Pero son una excelente opción. En otra publicación les presenté 18 alternativas de bancos de imágenes gratuitos para uso comercial.

¿Lo compartes?

Si este contenido te pareció interesante, me puedes ayudar compartiendo. Gracias.